jueves, 14 de junio de 2018

La Ansiedad inevitable ante la próxima revisión.


Han sido ya muchas las ocasiones que he comentado la ansiedad natural e inevitable que se sufre ante la inminente revisión. A pesar de llevar doce años (justo este mes hace los doce años), es imposible evitar la ansiedad que produce la visita en este caso al endocrino para ver cómo están mis niveles de "Tiroglobulina", en esta ocasión antes y después del estímulo con Thyrogen.


Es muy probable que estos datos ya los tenga disponibles en mi "Portal del paciente" y pudiera acceder a ellos y quitarme esta ansiedad, pero solo en el caso de que fueran favorables. ¿Pero qué pasaría si los resultados fueran desfavorables?, seguramente, me pasaría toda la noche sin dormir, pensando en cuando me harían el próximo PET-TAC y dónde estaría ubicada en esta ocasión la metástasis.

Por tanto, he decidido esperar a mañana y que sea el endocrino el que me de la noticia, no quiero preocuparme antes de tiempo y sobre todo inútilmente como me ha sucedido en otras ocasiones.

Por otro lado, yo me encuentro bien, tanto que ya tengo planificadas las próximas vacaciones, parecidas a las del año pasado. Un recorrido amplio por Europa Central en coche, por supuesto, para desintoxicar y sobre todo para evitar las altas temperaturas que seguro nos esperan este verano como viene siendo habitual.

Mañana será otro día, mañana acabaré con esta incertidumbre y, si tu me estás leyendo y empiezas a ser veterano como paciente de cáncer de tiroides, espero que esto te sirva a modo de ejemplo de comportamiento ante una revisión, ya que lo tenga que ser será y por mucho que nos preocupemos, no va a cambiar el resultado.

Ya os contaré el resultado.

¡Toca seguir viviendo con ganas y con actitud positiva siempre!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario