martes, 8 de diciembre de 2015

Se confirmaron las sospechas.

Después de un año sin publicar, tengo que contaos que desde abril, estoy en estado de alerta por el desarrollo del nódulo en el corazón.

En nuevo PET-TAC, la captación había aumentado considerablemente y la Tiroglobulina parecía subir proporcionalmente al aumento de la captación, por lo que mi endocrino vio conveniente pedirme un TAC-CARDIACO para comprobar con el del año pasado si también había aumentado de tamaño. El informe del radiólogo fue contundente: "Aumento de tamaño de 16 x 15 mm. a 21 x 18 mm. en íntima relación con el septo interauricular antorosuperior que sugieren etiología maligna".

A partir de ahí, de nuevo, consulta con el cardiólogo que, ante la evidencia, solo pudo corroborar   la lesión y plantear la cirugía cardiovascular para sustituir el septo (tabique) interuaricular por un parche, operación que por otro lado es habitual plantearla y realizarla para personas con defecto congénito en dicho tabique y que es perfectamente viable, aunque en pacientes oncológicos, se ha dado en muy raras ocasiones. Mi endocrino me comenta que todo se va a someter comité médico y decidirán cómo abordar mi "problema".

En julio, tengo cita con el cirujano cardiovascular de mi hospital, el que me dice textualmente que "el comité médico le ha convencido para que me opere y por eso me va a operar, pero lo normal es que a pacientes como yo se les deje estar hasta que...", justo en ese momento decidí no someterme a esa cirugía y el cirujano me dio el alta. Yo le dije que si cambiaba de opinión, pediría una nueva cita.

En ese mismo mes de julio pedí cita con un oncólogo que sabe mucho de cáncer de tiroides y que además ha participado en varios ensayos clínicos sobre nuevos medicamentos para combatirlo, como son los inhibidores de la tiroxina quinasa. Le pedí cita y me vio relativamente rápido. Después de analizar mi historial y ver que después de cada cirugía me reponía relativamente rápido y que llevaba una vida cuasi normal y una calidad de vida aceptable. Me estuvo explicando los inconvenientes de estos medicamentos, sobre todo en lo que a efectos secundarios se refieren y lo que pueden mermar la calidad de vida. Además me explicó que actualmente hay uno que aún está en ensayo clínico, pero que se podía pedir su aplicación a mi cáncer que, estaba seguro que acabaría con el tumor, pero por su localización, dejaría el agujero en el tabique interauricular, por lo que habría que acabar reparándolo finalmente con cirugía, por lo tanto era una tontería aplicar el medicamento para acabar operándose igualmente. De lo que se trataba por tanto, era buscar el mejor cirujano cardiovascular que, él en Barcelona podía recomendármelo, pero que estaba seguro de que en Madrid tenía que haberlo igualmente. 

Me vine de Barcelona con las ideas muy claras, un poco más esperanzado, aunque confieso que la esperanza no la perdí en ningún momento, a pesar de que esta cirugía me da miedo y considero que es la más grave de todas a las que me he enfrentado. 

El caso es que me puse a indagar sobre el mejor cirujano cardiovascular de Madrid y lo encontré, además muy cerca de casa. Aquí en Madrid, tenemos la ventaja, aunque pueda parecer un inconveniente de que tenemos derecho por ley, a la libre elección de médico y hospital, por tanto, me puse manos a la obra para pedir el cambio a este cirujano, para que me haga la intervención que necesito. En una primera consulta, me lo puso bastante fácil, a pesar de los riesgos y me contó su experiencia en este tipo de intervenciones. además he tenido la oportunidad de hablar con dos pacientes suyos, que sin ser pacientes oncológicos, si se han sometido a la sustitución del tabique interauricular por un "parche biológico", por ese mismo cirujano. Así que una vez pasados todos los trámites, que he de decir que han sido relativamente rápidos, ahora estoy ya a las puertas de esa intervención, tengo todas las pruebas hechas, todo el pre operatorio, incluso una resonancia cardiaca para corroborar la situación, aspecto y tamaño del tumor que sigue con las mismas medidas que en el último TAC CARDIACO. El único inconveniente que le veo por ahora, son las fechas en las que estamos, vísperas de navidad. El mismo problema que tenía hace dos años ahora, cuando fui intervenido del pulmón izquierdo el día 17 de diciembre, pero la diferencia con respecto a aquella cirugía, es que el pos operatorio es mucho más largo y por supuesto la hospitalización. No tengo aún fecha, pero me pueden avisar en cualquier momento, supongo que con una antelación mínima de cuarenta y ocho horas. El próximo post lo escribiré para contaos como ha ido la cirugía y la recuperación, si es así será buena señal, si no vuelvo a escribir, es porque todo fue mal, espero y deseo que no.
Gracias por leerme. Feliz Navidad y hasta pronto.