martes, 27 de marzo de 2012

Volver a empezar.

Hacía bastante tiempo que no pasaba por aquí, creo que me he puesto demasiadas obligaciones y ando escaso de tiempo. Es fácil intuir el motivo de esta entrada por el título que le he puesto, es recurrente y es que desde octubre del pasado año que no había comentado nada de mi evolución. La última fue ese estado de alerta y ahora ha llegado la hora de actuar. Los nódulos en el pulmón derech han seguido creciendo, es verdad que a un ritmo muy lento, pero creciendo. Un Pet hecho el pasado més de dicembre confirmaba la malignidad de dichos nódulos y la compatibilidad con que fueran metástasis del carcinoma folicular de tiroides.

Con estos datos sobre la mesa, las opciones eran limitadas, en concreto dos: quimioterapia y cirugía y después de valorar efectos curativos y paliativos de ambas, mi oncólogo y endocrino me aconsejan comenzar por la cirugía. Dicho y hecho, el pasado 7 de marzo entré de nuevo en el quirófano con un miedo atroz, porque no me apeecía absolutamente nada. Solo recordaba lo mal que lo pasé en el 2008 cuando me operaron de la cuerda vocal izquierda, creo que peor no se puede pasar. Y en este caso solo recordaba esa situación tan mala que tuve. El cirujano me animaba mucho, de hecho estuve unos días que no paraba de hacerle preguntas, me lo puso todo muy claro, me explicó perfectamente la intervención que me iba a hacer, con todos los detalles posibles. Se ganó toda mi confianza, pero aún así yo seguía tniendo mucho miedo, pero ya está. Me hicieron una segmentectomía en el lóbulo superior derecho y en el inferior, solo quitaron el nódulo al tener un tamaño muy muy pequeño. La operación ha ido muy bien, solamente un día en la UCI, cuando me habían hecho el cuperpo a dos y tres días hospitalizado cuando me habían hecho el cuerpo a cinco. Eso sí los dolores que habían advertido, los he tenido y los tengo aún todos, aún estoy en recuperación, me dijeron que entre un mes o mes y medio tendría que estar sufriendo las consecuencias.

Ahora solo queda esperar a ver los resultados después de la cirugía, que esto serán para mayo. Esperando con ansiedad que la Tiroglobulina haya bajado a niveles del primeros de 2009 y ver también la decisión del oncólogo, si después de haber quitado los nódulos decide aplicar tratamiento de quimioterapia o esperar, en cualquier caso la incertidubre ante la amenaza del cácer continúa.

Es cierto y quiero recalcarlo, que lo no debemos hacer nunca es preocuparnos demasiado, anticiparnos a la tragedia y ponernos en lo peor, esta actitud de preocupación, de miedo, solo nos lleva a no disfrutar del presente, estar pensando el negro futuro y desprecocuparnos por el tiempo que estamos viviendo, que es el que de verdad podemos disfrutar.

Espero volver por aquí en mayo. Hasta entonces.

1 comentario:

  1. Hola Torcuato, no sabía que habías publicado. Ya lo he leído y siempre se explica uno mejor cuando se habla así mismo que cuando lo hace refieriendose a otros. Te lo digo por experiencia. Y te lo digo tambien porque he comprendido miedos que cuando decimos que estamos bien no es real del todo.
    No voy a decierte "ánimo" porque ya los tienes todos. Solo desearte que estés bien para ir a Palma, aunque solo sea por egoismo, que no lo es.
    Juan

    ResponderEliminar