domingo, 9 de octubre de 2011

Continuamos en estado de Alerta.

Cada vez voy a temerle más a pasar la revisión con mi endocrino. El futuro se perfila de nuevo incierto. Este cáncer no quiere marcharse de mi cuerpo. De nuevo malas noticias, malos resultados. La maldita Tiroglobulina ha vuelto a subir considerablemente y proporcionalmente al aumento de tamaño de mi nódulo en el pulmón, esto no sería tan grave, si estuviéramos seguros que extirpándo de nuevo ese nódulo, curáramos la enfermedad, pero por lo visto no. Hay otro nódulo de menos tamño en el pulmón izquierdo, que seguramente será otra recidiva del tumor.

¿Tiene entonces solución mi cáncer?. Esto sí que es una pregunta difícil de contestar, creo que incluso para mis médicos y eso es lo peor. A mi endocrino, ante los resultados le pregunté eso, ¿y no se podría operar?, "claro, si estuviéramos seguros de curarle, le programaba ahora mismo el quirófano". Y la quimioterápia, "ja, la quimio de la que disponemos en la actualidad, para su cáncer no es una quimio al uso, es dicir, esta es en pastillas y hay que tomarla de manera continuada, los efectos secundarios son malos, la tolerancia no es igual en todos los pacientes, hay un cincuenta por ciento que son intolarentaes al químico..." ¿Y qué hacemos doctor?. "Voy a hablar con la doctora de nuclear, aunque Vd. no capta el yodo radiactivo, podríamos darle aún una dosis, a ver si en esta ocasión hay captación. También voy a hablar con la oncóloga, a ver qué opina ella con respecto a la quimio. El problema es que Vd. se encuentra muy bien y como le metamos en la quimio, es muy posible que le fastidiemos  y bien. Déme por favor tres semanas, que podamos reunirnos los tres, le llamaré y le diré cual va a ser la estrategia que vamos a seguir con Vd."

Así me encuentro. Física y anímicamente, creo que estoy viviendo el mejor momento desde mi laringectomía. Estoy bastante activo y no quiero ni pensar que de nuevo tenga que volver a las andadas, a aquel agosto de 2008, cuando un ilumindado otorrino me daba quince días de vida para arreglar mis cosas antes de marcharme para siempre.

Entre tanto voy a hacer como siempre hago en estos casos y es pedir una segunda opinión al equipo de oncólogos donde me operaron, para ver qué opinan ellos. Respecto al diagnóstico, ya se que es real, que eso no va a variar, pero sí quiero saber qué piensas ellos en la forma de luchar contra ese nódulo, que por cierto ahora todo el mundo utiliza ese eufemismo de tumor o tumoración, "nódulo".
Yo no me quería creer las palabras de mi endocrino, o no quería pensar en ellas, cuando hace ya cuatro años me decia "Un carcinoma folicular de Tiroides en un hombre y mayor de cuarenta años... tiene mal diágnostico y tendremos que tenerle vigilado estrechamente, aún así..."
 
Estoy dentro de los cuatro días siguientes a las tres semanas que me ha pedido mi endocrino y aunque estoy escribiéndolo en el blog, no estoy pensando para nada en ello, estoy preocupado, pero no quiero pasar de ahí. No quiero pensar si me voy a morir pronto o tarde, intento ser feliz cada hora que paso vivo y sin sufrir, esto por ejemplo, también para mi es un disfrute y entre tanto a ver si aparece un medicamento nuevo eficaz contra el puñetrero Carcinoma folicular de tiroides.
Será hasta pronto, publicaré la estrategia a seguir.