sábado, 5 de junio de 2010

Tiroglobulina estable.

Tocaba ya una nueva revisión y como siempre, nervios a flor de piel. Aunque mi estado general es bueno, amén de una pequeña dificultad para tragar que ha aparecido hace unos treinta días, en general estoy bien. Pero siempre surge la duda de lo que dirá la analítica de la sangre, ahí es donde están navegando las células que según su número dirán si estoy bien, menos bien, o mal.
He madrugado un poco más que de costumbre a pesar de ser lunes, para ir pronto al hospital y bueno, por qué no decirlo, tampoco es que pudiese dormir más, pensando en el posible resultado de la analítica.
Las noticias, afortunadamente han sido “buenas”, entrecomillo lo de buenas, porque no es que sean las mejores, pero tampoco son malas, por tanto buenas. Mi Tiroglobulina sigue en los mismos valores que en marzo, inmóvil. Ahora toca relajarse un poco y tomarse el verano con tranquilidad, la próxima revisión me la han puesto para el día 20 de septiembre.
Ahora toca ocuparse por esa dificultad que más que en la garganta, creo que es en el principio del esófago, como si se hubiera estrechado un podo más. Quiero pensar que sea a causa de la radioterapia, me advirtieron en su momento que podía ser uno de los efectos a largo plazo, que incluso podía ser que hubiera que entrar en quirófano para mediante un dispositivo que llaman paraguas, ensancharlo un poco. Yo espero que no sea para tanto, aunque no remite, pero como es natural, no me voy a preocupar, hasta que sea el otorrino quién diagnostique el problema.
Lo dejo aquí, hoy ha ido con un poco de retraso, pero he preferido relajarme hasta en el blog.

No hay comentarios:

Publicar un comentario