jueves, 14 de enero de 2010

Primera Sorpresa de 2009

El primer control de 2009 fue casi inmediatamente después de pasadas la navidades. El día 21 de enero me hicieron mi primer TAC de control y el día 26 tenía la cita con el oncólogo y el otorrino. Yo confieso que cada vez que me hago un TAC, “tiemblo”; sí, por el miedo a lo esa maquinita pueda ver y yo no haya notado, os recuerdo que mi cáncer es prácticamente asintomático.

El caso es que en la visita al oncólogo, me comunica que en TAC se aprecia un nódulo en el pulmón derecho de unos 5 a 8 mm de diámetro y que hay que vigilar dados mis antecedentes, es un nódulo del que no tenían referencias, puesto que imágenes anteriores, no se habían hecho del pulmón y era la primera referencia que tenían al respecto y que había que seguir de cerca dados mis antecedentes, por lo demás los niveles de Tiroglobulina –que es marcador cancerígeno en mi caso- estaban dentro de la más absoluta normalidad y a pesar de que el diagnóstico era bueno, confieso que yo me centré en el nódulo pulmonar, en el que no paraba de pensar.

Ya a solas conmigo mismo en mi casa y haciendo un ejercicio de reflexión y razonamiento, cosa que es bueno hacer en este tipo de situaciones, llegué a la conclusión de que no me debía preocupar, por lo menos de momento, ya que por ahora solo era un simple nódulo, que igual que podía tratarse de un tumor cancerígeno, también podía ser un tumor benigno y que de ahí no pasaría, así que decidí olvidarme de él y seguir centrado en mi rehabilitación, que era lo más urgente y lo que mejor me podía venir.

Dedicaba mi tiempo a navegar por internet, leer todo lo encontraba respecto a esta enfermedad, los abundantes blogs que hay de compañeros laringectomizados, etc. Esto me llevó a la conclusión de que en vez de retomar las clases de logopeda que había abandonado a primeros de diciembre debido a los efectos de la radioterapia, debería buscar una asociación de laringectomizados donde asistir y obtener ayuda y apoyo para mi rehabilitación.

A mediados de febrero me hice socio de la asociación ARMAREL en Leganés donde aún sigo asistiendo regularmente. Fue una gran experiencia mi primera visita a la asociación, ver a tantos compañeros laringectomizados y sobre todo ver como muchos de ellos hablaban de una manera fluida y entendible, sobre todo, el rehabilitador de la voz, una persona encantadora y que tiene un habla casi normal, dudo que la persona que no sepa que es laringectomizado lo note al escucharle. El caso es que esto me dio mucha moral, aún sabiendo que el camino iba a ser difícil y largo, pero que al final podría hacerme entender, por lo menos en lo más básico.

He de hacer un inciso con respecto a las alternativas de habla de un laringectomizado, existen unas prótesis fonatorias que se implantan en la faringe del laringectomizado y que permiten un habla casi normal y muy fluida y desde el instante de la implantación, con el inconveniente de que hay que taparse el estoma con un dedo mientras se habla, pero en mi caso no era posible esta implantación debido a que mi faringe era poco adecuada por las dos operaciones anteriores que había tenido, por tanto me la desaconsejaron. También existe el laringófono, pero es mucho más entendible la voz esofágica o erigmofónica, ya que éste produce una voz un tanto robótica y es muy engorroso, ya que para hablar tiene que estar completamente pegado al exterior de la faringe, manteniéndote una mano ocupada en todo momento, yo por eso elegí la opción del habla erigmofónica, la más difícil, pero creo que la mejor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario