jueves, 30 de julio de 2009

Comienza 2007, con muy buenas expectativas.

Al principio de 2007, me encontraba perfectamente, con muchas ilusiones puestas en este año y dispuesto a olvidar mi operación en 2006 y mi sesión de Yodo Radiactivo.

Mi primer objetivo lo puse en una Feria Profesional que se celebraba en Febrero y que tenía que enfocar para que fuera un éxito, profesionalmente estaba viviendo la mejor época y tenía que aprovecharla y disfrutarla a la vez. Me puse a ello y así fue, una feria perfecta, tanto a nivel de resultados como de relaciones y contactos que en un futuro serían muy interesantes.

Ya en el mes de Abril de 2007, mi endocrino de acuerdo con el cirujano y el equipo de medicina nuclear, me propone una nueva dosis de Yodo Radiactivo. Acepto visto que es lo mejor y que debo continuar atacando los restos del tiroides que hayan podido quedar en mi cuerpo, preparan todo y a mediados de mayo recibo una nueva dosis. La verdad es que no me interfiere mucho en mi trabajo, solo son dos semanas, lo que me va a privar esto y después podré continuar como si nada. Después de esta dosis, acudo al rastreo sobre el 24 de mayo y aquí se ve que hay bastante captación aún en la zona del cuello y aunque no le dan demasiada importancia, sí que es un dato para seguir atentos a la evolución por si acaso. Yo entre tanto me encontraba perfectamente, con muchas ganas de vivir y en perfecto estado físico. Me alegró mucho que me pusieran el próximo control a mediados de septiembre, así me podría organizar mis vacaciones en agosto y resarcirme de las del año 2006 que obviamente no me pude coger por precaución, debido al poco tiempo que había transcurrido entre la operación y el periodo vacacional. Así que me organicé un viaje a Dornbirn Austria (muy cerca del lago Constanza), con mi mujer y mi perrita, en coche, para el mes de agosto. No voy a escribir del viaje en este blog, no es el sitio, aunque de paso sí que puedo decir que fue maravilloso y que recomiendo a todo el mundo, para los que nos gusta conducir, un precioso viaje.

En septiembre acudo a mi nueva revisión, el cirujano, después de una exploración y la consiguiente analítica y aunque se aprecia una ligera tiroiditis, no le da demasiada importancia y me indica que tengo que volver a revisión pasados seis meses. Por tanto sigo haciendo mi vida normal, sigo disfrutando de mi trabajo y mi éxito profesional como si nada. Me sigo encontrando en perfecta forma física, por tanto decido olvidarme de todo, celebrar que me encuentro así de bien y a vivir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario